Punto de cruz: develando mitos

By Unodien, Enero 18, 2015

El punto de cruz es una técnica de bordado que se ha vuelto muy famosa entre quienes gustan de bordar.  Consta de utilizar una puntada que forma una equis de manera continua para hacer formas, ya sea siguiendo un patrón o rellenando figuras de un patrón.

En lo personal me gusta más seguir un patrón y cuando lo hago así, tengo que usar una tela que se conoce como Aida.

Pero es una técnica que me gusta por muchos motivos:  se pueden hacer diseños sencillos en poco tiempo, quedan hermosos y dan la idea de gran complejidad.  Finalmente, una de las razones más importantes por las que hago punto de cruz es por los beneficios anti estrés que me dejan.

Es tal el nivel de concentración que requiere el punto de cruz que uno olvida todo lo demás y por ende, olvida el estrés y las complicaciones de la vida diaria. El pulso cardíaco se regula y la presión sanguínea baja.

Les dejo algunas recomendaciones adicionales:

1. Escoge proyectos sencillos y pequeños al inicio, mientras adquieres experiencia.  Esto evitará la frustración y por ende, la renuncia al proyecto.

2. Escoge marcas que tengan kits completos (traen la tela, los hilos, la agua y el patrón) y hasta existen algunos que tienen su propio marco para el trabajo final.

3. Los primeros días de bordado es probable que los dedos te duelan. Es normal. No están acostumbrados a la aguja.

4. Haz tu proyecto en un lugar bien iluminado y procura que tu patrón tenga un tamaño grande. Esto facilitará contar las puntadas y evitará que tu vista se canse demasiado.

5. Descansa constantemente. Aun con un patrón grande, la tela tiene un tamaño determinado que nos hace esforzar la vista, así que lo mejor es descansar de tanto en tanto.

6. Si te equivocaste en la cuenta de las puntadas, respira profundo, deshaz tu trabajo e inicia de nuevo. Es lo mejor.

No olvides escoger motivos que te gusten y diviértete, es lo más importante.

Deja un comentario